Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies. Tiene más información sobre cookies, aviso legal, politica de privacidad y protección de datos aquí.

El coeficiente intelectual no lo es todo. ¿Sabes gestionar tus emociones?

El coeficiente intelectual no lo es todo. ¿Sabes gestionar tus emociones?

Desde el comienzo de los tiempos el ser humano ha mostrado una necesidad de agrupación y organización entre individuos de la misma especie con un nexo común: la supervivencia. Estas uniones generadas fueron evolucionando desde lo más simple, hordas, clanes, fratrías… hasta llegar a lo que hoy denominamos sociedad.

En lo que conocemos actualmente como sociedad se produce una cooperación entre individuos e intercambio de genes y conocimientos; pero si lo vemos desde el punto de vista del individuo y no del conjunto, existe gente más comprometida con el prójimo y gente más independiente. Esta característica la denominamos introversión y extroversión y depende de la empatía y la habilidad de una persona para establecer relaciones interpersonales.

Existe actualmente un término, inteligencia emocional, que se presenta como un rasgo de personalidad y resulta crucial para facilitar las relaciones interpersonales ya que permite sentir, comprender y manejar las emociones de uno mismo y de otras personas para lograr el máximo beneficio, sin perjuicio alguno para nadie.

Inteligencia emocional es un término que nace hace relativamente poco, años 90, y es definido por D. Goleman como: La capacidad de motivarnos a nosotros mismos, de perseverar en el empeño a pesar de las posibles frustraciones, de controlar los impulsos, de diferir las gratificaciones, de regular nuestros propios estados de ánimo, de evitar que la angustia interfiera con nuestras facultades racionales y por último, pero no por ello menos importante, la capacidad de empatizar y confiar en los demás.

Las personas inteligentes emocionalmente hablando se ha descubierto que poseen un porcentaje bastante mayor de éxito en la vida que aquellas que no lo son, independientemente de que su coeficiente intelectual (CI) sea o no superior al de la media. Desde mucho tiempo atrás se había pensado que era el CI lo que determinaba el éxito de una persona, pero más bien lo hace el CE (coeficiente emocional). Y es que este tipo de individuos con mayor inteligencia emocional presentan una serie de características comunes que les beneficia a la hora de obtener resultados:

-          Control y expresión de sus estados emocionales. Son sensibles como todos y no reprimen sus sentimientos, sino que los expresan convenientemente y siempre de forma honesta y clara.

 

-          Control de sus impulsos. Reflexionan sobre lo que sienten y valoran las necesidades humanas como una aspiración superior más importante que una necesidad meramente fisiológica.

 

-          Son autocríticas. Analizan sus capacidades y sus aspiraciones de manera consecuente, lo que les proporciona una visión más realista y detallada y les dota de mejores recursos para alcanzar sus objetivos. Son personas seguras de sí mismas que toleran bien la frustración y están abiertas de mente.

 

-          Extremadamente positivas y automotivadoras. Si ocurre una desgracia, siguen adelante porque concentran sus esfuerzos en aquello que les es posible conseguir.

 

-          Poseen gran conciencia social. Son empáticos, es decir, perciben los sentimientos ajenos y muestran un interés activo por sus preocupaciones para compartirlas y comprenderlas.

 

-          Presentan habilidades sociales. Son asertivas, manifiestan sus convicciones y defienden sus derechos de manera directa y equilibrada. Ideales para gestionar conflictos. Tienen además capacidad de cooperación y liderazgo.

Así que podemos concluir que aquellas personas que tienen un CE elevado son socialmente equilibradas, extrovertidas, alegres, decididas, responsables, se preocupan por la gente, son comprensivas con los demás, se sienten satisfechas consigo mismo y son capaces de relacionarse con el mundo que les rodea.

introversión

Por otro lado, las personas introvertidas presentan mayor cantidad de materia gris en la corteza prefrontal del cerebro de la que se aprecia en los extrovertidos, lo que indica una mayor activación cortical, tanto cuando solucionan problemas cognitivos como en estado de reposo. Esto podría explicar la mayor dedicación que tienen al pensamiento abstracto y toma de decisiones y también la obligación que sienten de limitar la cantidad de estímulos externos a los que se someten para no sobrecargar su cerebro. En rasgos generales se puede decir que:

  •   Prefieren charlas sobre temas trascendentales. Las conversaciones sobre asuntos banales les resultan aburridas, mientras que una charla profunda les hace sentir vivos.

 

  •   Disfrutan del tiempo para sí mismos. El silencio es importante para su bienestar emocional. De hecho, en esos momentos de soledad es cuando se les ocurren las mejores ideas y pueden sacar lo mejor de sí mismos.

 

  •   No se sienten cómodos sobresaliendo en los grupos. Ser el centro de atención es algo que les incomoda, por lo que prefieren guardarse sus opiniones y compartirlas en entornos más íntimos, donde se sienten más valorados y mejor escuchados.

 

  •   Suelen evitar el contacto social con desconocidos. Se sienten físicamente incómodos en lugares abarrotados y buscan estar cerca de las salidas o aislarse del mundo con, por ejemplo, unos cascos de música.

 

  •   No expresan con facilidad sus emociones y pensamientos. Prefieren ser oyentes que oradores. Los introvertidos prefieren salir de las dificultades usando sus propias estrategias.

 

  •   Son muy detallistas. Tienen una habilidad especial para notar detalles que pasan desapercibidos para el resto de las personas.

 

  •   Les gusta escribir.De esta manera pueden expresar sus emociones sin que haya contacto directo. Prefieren dedicarse en profundidad a una tarea y tomarse su tiempo para llegar a una conclusión y resolver problemas.

 

¿En qué grupo crees que encajas tú? La parte ambiental la conoces, que es la que hace referencia a cómo te has criado y las experiencias que has vivido, pero, ¿qué hay de la parte genética? ¿Cuál de ellas predomina en tu forma de ser o ambas han actuado sinérgicamente para hacerte introvertido o extrovertido?