Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies. Tiene más información sobre cookies, aviso legal, politica de privacidad y protección de datos aquí.

¿NOS HACEMOS UN SELFIE?

¿NOS HACEMOS UN SELFIE?

Esta acción de autorretratarse se ha convertido en uno de los modos fundamentales de comunicación gráfica de los últimos tiempos, aunque en realidad se trata de una técnica centenaria que ahora mismo roza el narcisismo.

selfie

El desarrollo vertiginoso de las cámaras digitales, móviles y redes sociales ha desencadenado este bombardeo de lo que parecía ser una acción meramente espontánea. Y es que vivimos en plena era tecnológica donde millones de personas permanecen conectadas sin descanso a internet; bien por trabajo, bien por placer o por ambos. Cada vez más trámites burocráticos, compras, trabajos, estudios o interacciones sociales se realizan por la red sin necesidad de salir de casa o de darle la mano a nadie. Así que para qué preguntarle a un desconocido: “perdona, ¿me puedes hacer una foto?” O incluso peor aún, cuando en vez de darle las gracias por su tiempo y dedicación al fugaz virtuoso fotógrafo hay que decirle: “disculpa, ¿te importaría repetirla por si acaso?”

En este momento las redes sociales están colapsadas por millones de fotos carentes de encuadres y criterios compositivos desde el punto de vista de la fotografía, tratándola a esta como un arte gráfico. Las redes se han convertido en la herramienta perfecta para indagar sobre la vida de los demás, interaccionar con ellos y mostrarles lo que hemos desayunado o como nos hemos vestido simplemente para que nos den su aprobación.

redes sociales

En Unik hemos querido unir arte y ciencia en un autorretrato. Te proponemos crear tu mayor “selfie” sin abandonar el significado de técnica, percepción y esencia que cualquier foto incluye. Para ello, aprovechamos los avances tecnológicos y científicos que nos ofrece este siglo siempre sin perder de vista las corrientes modales actuales. Fotografiamos tus genes y te desvelamos lo que codifican sobre ciertas características sociales, nada diagnóstico, para que te puedas conocer por dentro al igual que por fuera. La única diferencia radica en que puedes mostrar tu selfie genético sin miedo a que nadie lo pueda descifrar si tú no lo deseas. Pero, antes de nada, lo más importante es darte a conocer aquello que te ofrecemos, el ADN. Está claro que, en nuestros días, este concepto icónico del siglo XX ya ha conseguido traspasar la puerta de la mayoría de hogares del mundo, independiente de la edad de sus moradores, gracias sobre todo a las series de televisión policíacas y las noticias. Las viviendas que albergan personas en edad de estudiar lo tienen más fácil porque es un tema fundamental de ciencias en las escuelas, institutos y universidades desde hace años.

Pero, ¿cuántos podéis nombrar correctamente el ácido que se esconde detrás de las iniciales ADN y describir su función?  Aquí la cosa se complica un poco, ¡eh! Por ello, me gustaría acercaros a esta maravillosa molécula de forma sencilla para esclarecer las bases de la biología moderna.

Todo comenzó en el año 1869 cuando se aisló por primera vez la molécula de ADN o ácido desoxirribonucleico, aunque en aquel entonces se le dio el nombre de Nucleína por estar dentro del núcleo de la célula. Se sabía que portaba las instrucciones biológicas de la vida, pero no fue hasta casi un siglo después cuando James Watson y Francis Crick, a partir de datos de rayos X de Rosalind Franklin descubrieron para el mundo la “estructura de la doble hélice” en una publicación puntera en la revista Nature.

¡El secreto de la vida había sido descubierto!

ADN

De la forma más escueta posible, diremos que la molécula de ADN es comparable a una escalera de caracol en la cual los peldaños serían 4 tipos de bases nitrogenadas: adenina (A), timina (T), guanina (G) y citosina (C) apareadas entre ellas siempre de la misma forma (A-T, C-G, para facilitar la memorización el truco es: Accidente de Tráfico/Guardia Civil) pero repetidas aleatoriamente longitudinalmente. Para descifrar el mensaje genético que ocultan necesitamos romper la escalera en dos mitades y leer las secuencias de 3 en 3 bases o peldaños. Esto se traduce en una nueva secuencia que da lugar a un aminoácido concreto de los 20 que existen que conforman las proteínas.

Así pues, la secuencia de ADN que contiene la información necesaria para elaborar una proteína es lo que se conoce como gen. Los genes se localizan en los cromosomas que son los “acúmulos” en los que se divide el ADN para organizarse dentro de la célula y es lo que se transmite de padres a hijos.

ADN gen cromosoma

Nuestro ADN es un puzzle de fragmentos de ADN de nuestros ancestros meticulosamente repetido en el que la característica principal es la fidelidad. Ahora bien, no podemos considerar la herencia genética como una mezcla perfecta de los genes de ambos padres; blanco y negro no siempre generan gris, en la balanza genética suele haber un lado que pesa más que el otro. Cada característica que nos define está parcialmente influenciada por nuestra carga genética y por ello, en Unik-Science aprovechamos todos los avances realizados en el estudio del genoma humano y sus implicaciones en características sociales para hacerte un selfie molecular y poder observar la imagen que tu pasado genético ha dejado impresa en ti.

Así que, ¿te atreves a verte por dentro?